Hace dos décadas: El tiroteo de North Hollywood

 

Hace veinte años, el 28 de febrero de 1997, dos ladrones de bancos enmascarados y fuertemente armados involucraron a cientos de valientes oficiales del LAPD (Departamento de Policía de Los Ángeles) en el tiroteo de North Hollywood, que duró 44 minutos. Cuando todo terminó, ambos asaltantes estaban muertos y doce de los mejores agentes de Los Ángeles, junto con ocho civiles, resultaron heridos.
Aquí se puede ver un fragmento del tiroteo:

Afortunadamente ningún civil ni policía resulto muerto cuando las balas dejaron de volar, aunque muchos resultaron gravemente heridos y sufrirían secuelas físicas y psicológicas durante el resto de sus vidas.
La legislación tuvo que revisarse y ser sometida a cambios para asegurar que los oficiales estuvieran mejor equipados para enfrentarse a criminales fuertemente armados. El mayor cambio fue el Programa de Rifle de Patrulla; Muchos rifles procedentes del excedente militar norteamericano acabaron en los arsenales del departamento de policía en todo el sur de California, dando a los oficiales suficiente poder de fuego para tener una oportunidad de pelear. También se distribuyeron botiquines de primeros auxilios individuales (IFAKs) en cada coche patrulla.

En 1997 las placas SAPI para la protección contra impactos de fusil no eran de dotación habitual, y si eras uno de los afortunados que obtenía una para su equipo, pesaban una tonelada. Hoy en día, las placas balísticas contra proyectiles de fusil han llegado a ser muy ligeras, poco más de 1 kg por placa. Este peso adicional es lo suficientemente ligero como para no obstaculizar el movimiento natural del cuerpo. Los cascos balísticos también se han hecho más ligeros y resistentes.

Visor de punto rojo Aimpoint Micro T2

 

Los rifles y escopetas de dotación para las patrullas también han visto mejoras; hoy en día los oficiales de policía tienen a su disposición una carabina AR-15 en lugar de los M16s excedentes del ejército, mucho más pesados y voluminosos. Todas nuestras escopetas Remington 870 obtuvieron un cambio de imagen hace unos años, con una extensión en la capacidad de cargador, culatin retractable, grip frontal, una linterna frontal Surefire y una correa. La munición también ha mejorado, con nuevos cartuchos que reducen el retroceso y por lo tanto son más precisos de lo que han sido nunca, y muy eficaces en largas distancias.

Desde hace algunos años, botiquines IFAK se han distribuido a cada oficial de LAPD. La medicina táctica ha recorrido un largo camino, con más de una década de experiencia desde que comenzó la guerra global contra el terrorismo. Los torniquetes son más frecuentes que nunca porque salvan vidas y ya no se consideran una herramienta médica de “último recurso”, ya que la mayoría de los oficiales encargados de las acciones de respuesta rápida han sido adiestrados en su uso.

Desde el tiroteo de Hollywood Norte hemos sufrido horribles ataques terroristas, y ha habido tiroteos con víctimas en los Estados Unidos  y el resto del mundo. Los atentados terroristas en Beslan, Mumbai, París, Boston y más recientemente en Dallas o Berlín han costado muchas vidas de oficiales y civiles.

Para la protección balística, tengo un chaleco portaplacas con placas de nivel III In Conjunction With (ICW) que se complementa perfectamente con mi protección ligera. Un kit médico es extremadamente importante, por lo tanto, tengo varios kits en mi bolsa de mano y en el portaplacas. Además, llevo en todo momento conmigo un torniquete.

CAT Torniquete v. 7

Aprendimos muchas cosas de ese infausto día en North Hollywood. Ahora sabemos que necesitamos más que armas de mano y escopetas cargadas con perdigones, y que realmente la protección balística contra calibres de fusil es necesaria. Muchas personas que no recuerdan este tiroteo llegan a usar términos como “Policía Militarizada” y no parecen entender por qué la Policía necesita tener vehículos blindados, chalecos portaplacas y fusiles de asalto. No suelen ser ellos quienes corren en dirección a los disparos, como los valientes oficiales de LAPD hicieron aquel día, o como muchos otros agentes han hecho desde entonces una y otra vez. Eso es lo que nos comprometimos a hacer, y lo hacemos sin dudarlo. Pero necesitamos hacerlo con el equipo y la preparación necesaria para volver a casa cuando nuestro turno acaba.