Evolución de las fundas de pistola, de termomoldeada a inyección

La evolución de las fundas de pistola nos trae las fundas de inyección de polímeros de última generación

En los últimos 20 años la evolución de las fundas de arma ha sido continua. Fue por el año 1.995 cuando Tim Wegner, fundador de Blade-Tech, empezó a experimentar con el Kydex y las fundas termomoldeadas para el arma. A partir de ahí, la evolución ha llevado a crear nuevos compuestos y nuevas maneras de producir mejores y fundas más resistentes.

Llegada de los super polímeros y la inyección: Pero esto fue hace más de 20 años, y con el descubrimiento de polímeros ultrarresistentes y la inyección, desde hace más de 10 años se ha comenzado a producir excelentes fundas de arma que no se degeneran con los agentes externos, ni con el calor, ni con el paso del tiempo.

Fundas termomoldeadas

Las fundas termomoldeadas basan su principio en una lámina lisa de un PVC acrílico, que mediante diversos procesos y siempre a través de calor, se moldea alrededor del molde de arma requerido.

Este laborioso y artesanal proceso, nos ofrece fundas que normalmente no presentan un ajuste óptimo -por eso requieren de uno o más tornillos de retención y ajuste- ya que la lámina envuelve el molde, quedando siempre solapado en un punto (no es una funda “cerrada”).

Cuando nos encontramos con una funda termomoldeada puede deberse a dos razones principalmente:

  • Es un diseño antiguo, cuando aún no estaban en marcha las fundas de inyección.
  • Está pensado para suplir pocas cantidades, ya que no requiere de mucha maquinaria, ni que sea muy precisa. Siempre quedará al usuario el ajuste final de la misma, además de tener un coste mayor para el cliente.
Detalle típico del solape de una funda termomoldeada

Fundas de Inyección

Las fundas de Inyección basan su principio en un molde que, tras inyectar a presión los polímeros y demás compuestos (nylon balístico, vidrio, etc.) mezclados en formato líquido por fusión, se enfrían dando lugar a un baso de la funda de una sola pieza, sin solapamiento. Esta funda acabada, no necesita ningún ajuste extra, ya que está hecha específicamente para un arma en concreto y su cierre es total, sin márgenes ni rebordes.

Conviene distinguir las fundas inyectadas como la Radar Xtreme, de las fundas semi-inyectadas las cuales se fabrican a partir de una lámina inyectada, doblada por la mitad y sujeta por unos tornillos. Estas últimas no tienen la resistencia ni las prestaciones de las inyectadas.

Mientras la lámina del PVC Acrílico, por ejemplo kydex, tiene un grosor fijo -por ejemplo de 2,25 mm-, en la funda de inyección se puede aumentar el grosor hasta el valor deseado dándole a la funda una altísima resistencia a la deformación, manteniendo el arma totalmente segura. Esta rígidez es la que permite desenfundar el arma desde el suelo con el cuerpo del agente encima, cosa que con una termomoldeada es prácticamente imposible.

Otra de las ventajas de la inyección es que permite embutir las roscas de los tornillos en la funda confiriéndole una mayor seguridad, resistencia, precisión y durabilidad.

El inyectado permite disponer de mejores sistemas de retención ya que se puede dar la forma al baso que se desee para que dicho sistema quede perfectamente asentado, sin movimientos ni tensiones. En el caso de las termomoldeadas se ve limitado a que el sistema de retención trabaje sobre una lámina de PVC acrílico de 2,25 mm de grosor, por ejemplo, que puede deformarse.

La mezcla de polímeros de alta tecnología con retardantes al fuego, junto con otros, consiguen que determinadas fundas de inyección como la Radar Xtreme sean insensibles al calor hasta los 200oC, mientras que las termomoldeadas a partir de los 60oC se deforman. Este ha sido uno de los grandes problemas del uso de fundas termomoldeadas en ZO de climas cálidos, que el calor deformaba las fundas perdiendo su capacidad de retención incluso a extraviarla.

Extenso post sobre la funda Radar Xtreme para Beretta 92

Realizar un molde para cada arma requiere de una gran inversión, y la Investigación y Desarrollo que conlleva los diferentes componentes de la mezcla, es un secreto que las grandes marcas guardan casi como el del famoso refresco de Cola.

Funda Radar Xtreme Antihurto 2

 

 

Funda de Inyección Radar Xtreme

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS
  • Es la funda antihurto más rápida del mercado. Ninguna otra se desenfunda y enfunda más rápido con el mismo nivel de seguridad.
  • El grosor del material es de 4 milímetros, muy por encima de los 2,25 mm de las termomoldeadas, ofreciendo una resistencia a la deformidad y rotura hasta ahora desconocida.
  • Es insensible al agua, al aceite, al polvo, la nieve o la humedad salina.
  • No retiene la humedad. Algunas fundas termomoldeadas disponen de una piel interna que absorbe la humadad junto al aceite, transmitiéndolos al arma.
  • Puede desenfundarse el arma, incluso en condiciones de total oscuridad, llevando guantes de protección anticorte en las manos porque no dispone de pequeñas palancas que resulten difíciles de activar con ellos puestos.
  • Puede desenfundarse el arma con la mano contraria en el caso de ser herido en la mano fuerte. En otras, debido a que incluyen pequeñas palancas, eso es físicamente imposible.
  • Al enfundar se bloquea instantáneamente el arma, evitando que pueda ser sustraída o extraviada durante un posible enfrentamiento con un agresor.
  • No necesita ser ajustada, el ajuste de fábrica es perfecto. En cambio, las fundas termomoldeadas precisan de un tornillo para ajustar la presión a la funda debido a las pequeñas variaciones durante su fabricación, y un constante ajuste para contrarrestar las deformaciones de la funda con el tiempo
  • El aprendizaje que se requiere para usarla es muy rápido, sencillo e intuitivo, reduciendo los tiempos de instrucción notablemente y mejorando la confianza del agente.
  • Evita disparos accidentales al no utilizar el dedo índice para desactivar los mecanismos de retención.
  • Es compacta, no sobresale más allá de lo mínimamente necesario, evitando la imagen de “Robocop” de los agentes.
  • Es confortable, su porte dentro de los coches patrulla, sin ángulos que puedan engancharse con la tapicería de los asientos.
  • El anclaje al cinturón es perfecto gracias al nuevo diseño del arnés que posiciona la funda en la altura correcta, ni baja ni alta. No se mueve aunque quien la lleve tenga que correr. Permanece siempre en el mismo punto si se utilizan conjuntamente con los cinturones de servicio Duty-XTREME de Radar, u otros similares. Ello es debido a su calidad y ánima de polímero.
  • Es totalmente compatible con el uso de chalecos antibala interiores y exteriores. Dispone de una pieza protectora que evita que la presión del chaleco pueda dificultar la extracción del arma.
  • Se entrega con el arnés universal de servicio que va montado a la funda mediante tres tornillos de acero.
  • Dispone de varios tipos de arneses. Uno de ellos es “táctico” para el porte del arma en el muslo con accesorios como porta cargador adicional, porta defensa extensible. También para montar en el chaleco portamaterial y arneses de varias alturas para adaptarse a la morfología y el servicio del agente.
  • Dispone de anclajes rápidos para el cambio de arnés de forma rápida y segura de cintura a táctico y viceversa.
  • Disponible para Beretta 92, HK-USP Compact, Walter P99 y Glock 17/19.