Operaciones Especiales: El equipo más a mano

Texto: Octavio Díez Cámara
Fotos: Autor y USMC

Hace sólo unas semanas, en el marco de la  “Special Operations Forces Industry Conference” (SOFIC) que tuvo lugar en Tampa (Florida), se presentaron diferentes soluciones industriales que pretenden satisfacer las necesidades de organizaciones tan significativas como el Mando de Operaciones Especiales de los Estados Unidos (USSOCOM, United States Special Operations Command).

También se aprovechó ese evento, que tiene carácter anual y se celebra el mes de mayo, para promover necesidades, en vista de que el sector empresarial trabaje y proponga sus soluciones a determinados problemas. Uno de los programas que surgió en ese evento es el que se conoce como TALOS (Tactical Assault Light Operator Suit). Se trataría de obtener un sistema personal que mejore las capacidades individuales en áreas de supervivencia, letalidad, percepción situacional y respuesta más rápida a la hora de enfrentarse a un objetivo, toda una apuesta de futuro en la que ya se lleva trabajando un tiempo y de la que iremos oyendo novedades en los próximos años, tan pronto como los distintos equipos que componen el conjunto estén disponibles, sean evaluados y acaben llegando a quienes son su destino, los llamados operator’s.

El USSOCOM en particular, y las Operaciones Especiales (OE’s) en general, están viviendo, como resultado de los conflictos ahora en boga en distintos puntos del planeta -sobre todo en aquellos que buscan actuar directamente o indirectamente contra el llamado DAESH-, una eclosión que ha hecho que quienes forman parte de ese colectivo, generalmente militares con un adiestramiento intenso y unas capacidades únicas, sean hoy por hoy un recurso especialmente útil para sus respectivos gobiernos. Es así y se ha refrendado en los últimos años, por lo cual los distintos países están haciendo un esfuerzo para mejorar su potencial en este entorno concreto.

A lo que son las OE’s militares podríamos añadir sus homónimos policiales, aquellos integrantes de unidades de asalto policial que tienen como objetivo de su preparación y trabajo la neutralización o eliminación de terroristas o de sujetos especialmente peligrosos, una necesidad que vista la situación vivida en Londres, París, Bruselas,…, estos últimos años se ha derivado en una necesidad más que manifiesta.

Más letalidad

Los profesionales que forman parte de esos colectivos, ya sean policías o soldados, tienen una serie de necesidades comunes en áreas como comunicaciones, protección, letalidad, movilidad y otras más. En estas páginas nos vamos a centrar en una de ellas, la que de una forma u otra les da un carácter propio y que les diferencia de otros elementos de sus mismas organizaciones.

Necesitan de una serie de sistemas asociados a su vestimenta que les confieran tanto protección contra balas o esquirlas proyectadas por explosiones cercanas como disposición para situar determinados elementos que puedan serles útil en el devenir de sus operaciones y misiones. En una primera etapa se recurría a soluciones individuales para ambas necesidades, aunque ahora, y cada vez con más fuerza, es más común que un mismo equipo ofrezca tanto capacidad de protección como de transporte. La búsqueda de opciones tecnológicamente más punteras ha llevado, como verá el lector más adelante, a la obtención de diseños que responden de forma muy eficiente a lo que se demandan los usuarios.

¿Y qué es lo que estos últimos necesitan? Pues, en términos generales, está bastante claro. Requieren de desarrollos pensados por y para ellos, pues no les valen otros más generalistas. En su caso, prima, por ejemplo, la modularidad, es decir la capacidad de adaptar lo que lleven consigo en función del cometido concreto que se les asigne, porque no es lo mismo un largo periodo de instrucción a terceros desarrollado en algún punto de África que el tener que realizar una incursión “quirúrgica” para rescatar a algún civil de la mano de sus captores. Junto a ese carácter de adaptación y polivalencia, se busca también una segunda cualidad, que es el confort, o sea que el llevar una prenda y los accesorios de la misma no incida, de forma negativa, en las sensaciones que perciba quien la porte, sobre todo cuando se vean inmersos en situaciones especialmente dinámicas, en transportes con medios como helicópteros o furgones, en dispositivos que duren muchas jornadas o en situaciones que se desarrollen en lugares exiguos como las ciudades, un entorno que cobra ahora vida dentro del carácter de los llamados conflictos de carácter híbrido.

Lo que adquiera para ellos deberá tener capacidad multipropósito. En general serán chalecos o cinturones provistos o no con paneles/placas de carácter balístico y que incorporen en su exterior anclajes donde situar lo que se tenga que transportar. El clásico sistema MOLLE (Modular Lightweight Load-carrying Equipment) está siendo reemplazado por otras soluciones que parecen más aptas a lo que se requiere. Asimismo, y para determinados operativos, se demuestran especialmente válidos los portaplacas de gran capacidad de detención que son capaces de neutralizar proyectiles disparados por armas potentes y no son especialmente voluminosos, aunque como contrapunto tienen algunas limitaciones en lo que se refiere a la superficie de cobertura o a su peso que es elevado.

El operator deberá, en función de su especificidad o del rol que le sea encomendado en un determinado equipo, llevar consigo una serie de elementos comunes -cargadores, radio, linterna, botiquín, granadas aturdidoras o granadas ofensivas, grilletes ASP,…- y otra serie de sistemas específicos -explosivos para aperturas, dispositivos para navegación, baterías, supresores sónicos B&T,…- por lo que lo más aconsejable es que pueda incluir en su chaleco y cinturón una serie de pequeñas bolsas o alojamientos en donde ir ubicando, para tenerlos más a mano, esos elementos. Además, su experiencia y carácter definirá donde cree oportuno posicionarlos, pues, en general, no todo el mundo tiene las mismas percepciones o no está acostumbrado a los mismos movimientos mecánicos instintivos, por lo que cada cual tiene que tener la oportunidad de decidir qué le satisface más o que cree más oportuno. Eso sí, manteniendo disposiciones y soluciones genéricas que puedan hacer que un compañero tenga acceso fácil a lo que transporta o que conozca lo que lleva para poder, si la eventualidad así lo aconseja, aprovecharlo ante una determinada necesidad.

Soluciones innovadoras

AASIAS.com lleva unos años promoviendo entre diferentes colectivos de fuerzas de élite españolas soluciones avanzadas, como la que derivó en la adquisición por parte de la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil de un avanzado chaleco de la firma estadounidense Eagle, solución que también ha sido adoptada por el Mando de Operaciones Especiales (MOE) que se decidió por el CIRAS de ese mismo fabricante.

Hoy, transcurridos unos años, sus propuestas son aún más innovadoras y tecnológicamente mejor evolucionadas, pues en este segmento de producto, como sucede en otros, se están dando “pasos de gigante” en la obtención de elementos más ligeros, de mayor flexibilidad, mejor manufacturados, más elaborados, con mejores materiales y, lo que es más importante, ofreciendo una mejor capacidad y soluciones para dar respuesta a unas necesidades concretas.

En esa línea trabaja desde 2010 la compañía estadounidense FirstSpear que es bien conocida en distintos colectivos de fuerzas de OE’s, teniendo una amplia implantación entre aquellas de las estadounidenses -SEAL (SEa, Air And Land), Green Berets, Pararescue,…- más conocidas y con una mayor reputación internacional refrendada por las acciones que realizan en beneficio de las necesidades operativas emanadas desde las más altas instancias de su gobierno. Entre sus propuestas, donde destacan sus innovadores chalecos portaplacas y una línea de producto innovadora que crece y crece con rapidez, se incluye el modelo Strandhöog disponible tanto en configuración SAPI o MBAV que se adaptan mejor a distintos tipos de placas y ofertado en cuatro colores distintos. Se caracteriza por un diseño optimizado para ofrecer una mayor superficie y una mejor distribución a la hora de acoplar distinto equipo, e incorpora en sus caras delantera y trasera, y también en los laterales, el revolucionario sistema de anclajes 6/12™ para poder fijar allá donde sea más oportuno lo que se necesite e incidiendo en un mayor confort y versatilidad. A sus novedosos materiales que favorecen la ventilación o a la posibilidad de usarlo con placas o sin ellas, se añade el hecho de que cuenta con los sistemas Tubes™ que, en caso de necesidad, permiten liberarse de la prenda de forma fácil y especialmente rápida. Se puede usar en conjunción con el sistema de flotación Maritime 6/12™ que puede ayudar a sobrevivir en caso de caída accidental al mar o en un entorno acuático especialmente hostil.

Los conceptos de alta tecnología Tubes™ y 6/12™ los encontramos también en el portaplacas modelo Siege-R que es especialmente ligero, permite llevar paneles balísticos blandos o placas como las SAPI/ESAPI/SPEAR y es compatible con elementos de transporte propios del tipo 6/12 y con los MOLLE. Junto a ambos proponen también el sistema de transporte Chest Ring 6/12 concebido para poderlo llevar tanto directamente como sobre otras plataformas y facilitar el transporte de equipo más pesado, como radios, o de cargadores para armas individuales o colectivas.

Los avances de FirstSpear, en los que han tenido especial incidencia todos los comentarios que les llegan desde los usuarios profesionales y las necesidades que estos han manifestado querer obtener, inciden sobre todo en el confort y en la versatilidad, proporcionando un sistema de anclaje menos voluminoso y más ligero que otros o una liberación muy rápida del portaplacas, lo que puede ser necesario tanto para tratar a un herido como para situaciones que aconsejen esa acción. Los bolsos de transporte que proponen incorporan elementos de apertura y cierre especialmente rápidos y pensados para no hacer ningún ruido que pueda delatar la presencia propia. Lo último que están introduciendo son los bolsos de transporte MMRRA (Multi-Mag Pocket Rapid Ajust) que se corresponden con un único modelo diseñado para facilitar, gracias a un elemento de regulación de fácil acceso y manipulación, poder acoger cargadores de diferentes tamaños, radios, PDA’s y un largo etcétera de objetos que un usuario necesite llevar consigo para tenerlos especialmente a mano. Señalar que la gama de propuestas incluye otras opciones, por lo que en caso de necesitar algún concepto específico es recomendable contactar con los profesionales de AASIAS.com.

Complementariamente a los reseñados están disponibles otros conceptos también novedosos pero no tan desarrollados y más económicos. Una solución óptima, que podría satisfacer por ejemplo requisitos de unidades de élite militares o de equipos policiales que puedan estar protegiendo puntos sensibles y deban responder a una amenaza puntual, serían los portaplacas de la conocida compañía estadounidense 5.11 Tactical. Podría seleccionarse el modelo TacTec, diseñado como un concepto especialmente ligero que cuenta con la espalda premoldeada o tirantes acolchados para conseguir el mejor ajuste y se caracteriza por incorporar un sistema de suelta rápida a una mano y tener bandas elásticas laterales ajustables que ayudan a estabilizar el chaleco durante periodos de tiempo prolongados, o el modelo Taclite construido con el robusto y confiable nylon 500D y diseñado para proporcionar una plataforma ligera caracterizada por un nivel de flexibilidad muy superior a la de propuestas que intentan parecérsele.

Junto a ambos portaplacas, se propone una solución aún más ligera y pensada como la mejor respuesta a los que deseen obtener la mejor flexibilidad táctica. Se trata del concepto Chest Ring TacTec, sistema de transporte configurado por tirantes de sujeción configurables para poderlos llevar en H o a la rodesiana -espalda en X- y un conjunto de transporte, que queda situado sobre la cintura para que interfiera menos con los movimientos y facilite el acceso a lo que allí se lleva, en el que situar cargadores, agua, granadas y todo aquello que pueda ser de utilidad en el devenir de un determinado operativo, siendo un concepto óptimo para cometidos de duración y amenaza limitada.

Para acabar, y especialmente difundidos ya en la comunidad de OE’s, apuntar la llegada de cinturones avanzados como el 5.11 VTAC Brokos que tienen una configuración más ancha para poder llevar en la cintura, y con un acceso inmediato, elementos como cargadores, pistola, botiquín, granadas y otros, incidiendo su forma ergonómica en una mejor distribución de la carga y en una significativa reducción de la presión sobre los nervios de la cadera.

Las soluciones descritas son, hoy por hoy, de lo mejor que puede encontrarse en el mercado internacional. Aportan la garantía de haber sido concebidas siguiendo unos estrictos protocolos de desarrollo y el tener un proceso de manufactura especialmente controlado en el que se usan los mejores materiales y se opta por soluciones innovadoras, con unos resultados en cuanto a eficacia y eficiencia muy superiores a otras gamas que intentan emularlos. De ello se han dado cuenta ya los responsables de distintas unidades de OE’s que usaban conceptos menos desarrollados que no les han sido útiles en condiciones y situaciones reales, decidiéndose cada vez más usuarios por contar con productos de “gama alta” como los de FirstSpear o 5.11 Tactical. Si necesita asesoramiento en cualquier sentido, no dude en solictarlo a AASIAS.com que cuenta con un plantel de profesionales que conocen a la perfección las necesidades de unidades de OE’s y de elite y que productos se pueden encuadrar mejor en lo que les será, potencialmente hablando, más beneficioso.

Artículo publicado originalmente en la revista Tactical Online Agosto 2017

Tactical Online Agosto 2017