Supresores en La Legión Española

 

Def. Supresor, ra. R.A.E

  1. Que suprime.

Desde el año 2015, la VIII Bandera “Colón” del Tercio D. Juan de Austria 3º de La Legión está probando y evaluando distintos tipos de supresores sónicos para los fusiles HK G36E en dotación. Su uso estaría enfocado a dos aspectos tácticos: uno el empleo de los mismos por los equipos de tiradores de precisión, en concreto por los observadores del equipo, y otro de la UCAS (Unidad de Combate en Subsuelo), unidad pionera en las FAS españolas y única en Europa.

Se han probado dos supresores, compatibles con cualquier modelo de HK G36 y del HK416, así como la familia M16, en concreto los modelos ROTEX IIA, y ROTEX V COMPACT de la prestigiosa marca suiza B&T.

B&T fabrica supresores desde 1992 para Glock, H&K, FN, Sig, Beretta, Walther, etc. ya sea con la marca B&T o con la marca del cliente.

Respectivamente, tienen un peso de 586 y 540 gramos y ofrecen una reducción de sonido de entre 33 y 30 decibelios. Cada uno tiene una bocacha y una funda de transporte y almacenaje, así como manual de usuario.

Sin entrar en una guerra de números, el sonido generado por los HK G36 equipados con estos supresores es parecido al disparo de un arma del calibre .22 LR usando munición supersónica, incidencia sónica muy inferior a la que genera la que se usa a diario en los fusiles de asalto, es decir la munición convencional en las FAS.

Visor de punto rojo Aimpoint Micro T2

La vida útil de estos supresores es oficialmente de al menos 10.000 disparos.

Su uso es más que beneficioso por varios factores:

  • La atenuación del disparo para evitar la localización del combatiente, pues aunque no es posible la desaparición total del sonido, si se reduce en gran medida el mismo favoreciendo la supervivencia del equipo, así como evitar posibles derrumbes por la onda sonora producida en el disparo.
  • Minimizar el fogonazo, producido durante el disparo, en especial en el uso nocturno o en ambiente subterráneo.
  • Evitar la ceguera temporal al ser usados en conjunto con la visión nocturna que es imprescindible en combate subterráneo.
  • Al minimizar el fogonazo se reduce el riesgo de incendio en lugares donde la posibilidad de incendio sea probable, debido a atmosferas inflamables.
  • Garantizar la acción de Mando y Control (C2), al poder continuar dando y recibiendo órdenes debido a la posibilidad de seguir oyendo con claridad y sin dolor en el oído, debido a la reducción de decibelios, en los disparos con supresor.
  • El supresor se monta directamente sobre la bocacha que también hace la vez de freno de boca. El uso de un buen freno de boca reduce en gran medida el retroceso del arma así como el peso del mismo, obviamente en la bocacha, evitando gran parte de la relevación.
  • Posibilidad de uso de munición estándar es decir supersónica, aunque lo ideal para reducir aún más el sonido es el uso de la munición subsónica.

Supresor sónico Legión Española

Es cierto que no todo son ventajas, pues el peso en el arma se incrementa.

Es de fácil montaje: basta sustituir la bocacha apagallamas de origen por una standard OTAN, para ello se precisa de una llave fija, y el supresor montará directamente sobre el fusil con la nueva bocacha. Para retirarlo se desenrosca la base y el supresor sale fácilmente.

El uso por los observadores de precisión, debido a la posible neutralización de combatientes hostiles, sin revelar la posición, así como cumplimentar las capacidades de su equipo, hacen del supresor un elemento más que imprescindible en el equipo.  

Autor: Sgto. Jorge Natal Viruega

Este artículo fue originalmente publicado en la Revista Tactical Online Diciembre 2016

TO Diciembre 2016
TO Diciembre 2016

One thought on “Supresores en La Legión Española”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.