UOE, Núcleo muy especializado en el MOE

Texto y fotos: Octavio Díez Cámara

Los “guerrilleros” del Ejército de Tierra (ET) español fueron perdiendo fuerza a la vez que esa estructura se profesionalizó y surgieron, como consecuencia directa de experiencia con las antiguas Compañías de Operaciones Especiales (COE’s), los llamados Grupos (GOE’s) que solían aglutinar un par de ellas y tenían a un teniente coronel como máximo responsable. Cambios orgánicos y de estructuras llevaron a constituir el Mando de Operaciones Especiales (MOE) que, primero, quedó constituido en Jaca para, después, pasar a las instalaciones que ocupa desde hace unos años en Alicante. Fueron primero tres GOE’s los que le dieron su capacidad y, en fechas recientes, se ha añadido a ellos un cuarto, el “Granada” II, cambio al que también hay que sumar el que el GOE XIX “Maderal Oleada” haya recuperado el carácter legionario que tuvo en épocas pasadas cuando se le conocía como Bandera de Operaciones Especiales de La Legión (BOEL).

La labor de esas unidades ha sido intensa, participando en numerosos despliegues internacionales y en otra serie de dispositivos más o menos difundidos. Complementariamente, en el seno del MOE se organizó otro elemento operativo aún más capaz y notablemente más específico. Para constituirlo se decidió organizar un elemento de mandos -oficiales y suboficiales- que estuvieron coordinados en la primera época por el comandante JMM. Con el paso del tiempo, ese núcleo, al que algunos han dado nombres de lo más curioso y castizo -los “patas negras”, por ejemplo-, ha sido partícipe de numerosas actividades realizadas con sumo profesionalismo y gran discreción, dos cualidades que a ellos les caracterizan y que, de forma muy concreta, definen buena parte de sus capacidades.

Son un núcleo de élite que sobresale dentro de las OE’s del MOE. Son pocos pero están especialmente preparados y en ellos destaca su carácter “guerrero” que les lleva a asumir misiones especialmente exigentes y arriesgadas. Están especialmente capacitados para llevar a cabo operaciones antiterroristas muy exigentes que se desarrollen en escenarios especialmente alejados de nuestras fronteras. Les caracteriza una labor callada y muy intensa, y desde estas páginas agradecemos a sus responsables ese trabajo que hacen por España y en beneficio de todos los españoles.

Referente internacional

Este núcleo del MOE es la designada Unidad de Operaciones Especiales (UOE). Poco se ha difundido de ellos y este artículo quiere agradecerles la oportunidad que hemos tenido de conocer algunos detalles que les definen, aunque no todos se pueden dar a conocer. Sí les diremos que forman parte de lo que es el Grupo de Cuartel General, reestructurado como resultado de la aplicación de la Norma General (NG) 05/07 de Adaptaciones Orgánicas, lo que permitió transformar un Batallón que con la misma designación se había constituido en fecha 1 de julio de 2005. En este Grupo, además de aquellos a los que nos vamos a referir a partir de ahora, se encuadran una Compañía de Cuartel General y las unidades de Inteligencia, Experiencias o Instrucción.

El trabajo de todos esos núcleos es muy importante a la hora de que el MOE desarrolle aquellas misiones que les son básicas y que le permite conformar organizaciones -se las conoce como SOTG (Special Operations Task Group) o SOTU (Special Operations Task Unit)- capaces de llevar a cabo acciones directas, misiones de reconocimiento especial u operaciones de asistencia militar. Esas tres actividades, y en especial la primera en la que concentran buena parte de su potencial de actuación, son las que caracterizan a la UOE.

Sobre su historial, les diremos que el primer referente de la misma lo podríamos centrar en la llamada Operación “Cantado” que, brillantemente ejecutada el 17 de julio de 2002 por parte de personal del GOE “Valencia” III, permitió desalojar a varios gendarmes marroquíes que habían ocupado el islote de Perejil. Aquel suceso propició algunos análisis internos sobre las capacidades que se tenían y lo que podría ser bueno obtener para reforzarlas. De la mano del entonces Jefe del MOE (GEMOE), el general de brigada Pedro María Andreu Gallardo, y como resultado de algunas “lecciones aprendidas” de los primeros años de la última década del siglo pasado, se decidió apostar por la creación de un recurso militar que complementara y ampliara la capacidad de los tres GOE’s que se tenían entonces organizados; a modo de ejemplo, sería la obtención de algo similar a lo que es el “Delta Force” dentro de los Special Forces del Ejército estadounidense o el DEVGRU (Development Group) -antes SEAL VI- dentro de los equipos SEa, Air and Land de la United States Navy.

Sólo un año más tarde se constituyó lo que en una primera época se llamó Unidad de Experiencias -no confundir con la del mismo nombre pero carácter diferente organizada en el MOE en los años que estuvo localizado en Jaca (Huesca)- que sería como un elemento de reserva inmediata a disposición del General Jefe y se caracterizaría por su notable capacidad de actuación en supuestos especialmente exigentes. Para obtener su personal -adscrito en comisión de servicio- se decidió optar por cuadros de Mando. Ya existía en cada uno de los GOE’s -los “Valencia” III, “Tercio del Ampurdán” IV y “Clp. Maderal Oleaga” XIX- un Equipo Operativo (EO) formado sólo por oficiales y suboficiales que tenían un nivel de adiestramiento superior al resto y habían avanzado un poco más en su actividad formativa.

Se decidió tomarlos como punto de partida para obtener el necesario recurso humano del más alto  nivel. La aplicación de la NG 05/07 implicó avanzar cambiando su nombre pero no su entidad. Surgió así, la UOE, aunque en su seño han mantenido siempre la fecha de 2003 como la referencia histórica que se toma para actos y conmemoraciones relacionadas con su constitución formal.

En los años transcurridos desde entonces han sido llamados en varias ocasiones a desarrollar misiones concretas fuera de las fronteras españolas. Les podemos decir que han estado varias veces en Afganistán y que allí operaron algunas veces con una vestimenta e indumentaria personal que hacía que fuese difícil conocer su carácter real, y que se les asignaron cometidos que incluyeron los de protección y cobertura de determinados núcleos o personas allí desplegadas o de visita. Más recientemente, y cuando en abril de 2013, España decidió destacar fuerzas a Malí, fueron ellos los que aportaron buena parte del personal del primer EO que se desplegó en esa zona de operaciones para desarrollar cometidos de asistencia militar que busca formar a colectivos militares del país en unas capacidades que no tenían.

Respecto de lo que es su organización, apuntar que tienen una dependencia operativa clara del GEMOE que es quien decide activarla o emplearla en un determinado cometido. Tiene a un comandante como máximo responsable, una pequeña Plana Mayor que le auxilia en su función de Mando y varias decenas de militares adscritos a varios EO’s. Su potencial es suficiente para cumplir una misión de acción de directa -típicamente, una patrulla asignada a una de estas últimas podría tener entre 15 y 25 efectivos-, varias de reconocimiento especial o de asistencia militar, o, por ejemplo, conformar un SOTU reforzado.

Al estar formada por cuadros de mando -sobre un 20% de ellos son oficiales y el resto suboficiales- su calidad y excelencia permiten una máxima eficiencia en aquellas misiones a las que se les asigne. Les caracteriza un plazo de disponibilidad inferior al resto de personal del MOE, lo que les obliga a una permanente disponibilidad y a estar localizables en todo momento por si se decide su activación con especial rapidez.

Es un punto fuerte de ellos el hecho de que todos son operativos e intervienen en lo que es el planeamiento del más alto nivel -los niveles son tres en OE’s-, lo que tiene una influencia muy positiva en el mayor detalle en el planeamiento, en la finura en la calidad a la que pueden llegar o en el hecho de que la calidad del personal permite al Jefe delegar actividades para que él, independientemente de que tenga que supervisarlo todo, pueda concentrarse en aquello que crea más oportuno.

Máxima operatividad

En la UOE hay sanitarios de patrulla, navegadores, especialistas de aperturas, tiradores de rifles de alta precisión, especialistas en comunicaciones, etc., aunque todo el núcleo mantiene una especialización genérica en las OE’s del más alto nivel que es el que les brinda su especial potencial. Se trata de militares especialmente “curtidos” en los que buena parte del grupo tiene entre 35 y 40 años, habiendo pasado muchos de ellos entre seis y diez años en un GOE y otro tanto tiempo ya en la propia Unidad. Sobre un 60% de ellos tienen la capacitación como buceadores de asalto, todos son paracaidistas en apertura automática y bastantes se han cualificado como manualistas o en técnicas HALO/HAHO (High Altitude Low Opening/High Altitude High Opening), aunque, hoy en día con los entornos asimétricos especialmente en boga, se hace aconsejable insistir menos en determinadas metodologías y apostar por otras. Son una Unidad multipropósito caracterizada para llevar a cabo misiones en Zona de Operaciones de corta duración si no se les aporta apoyo complementario.

La UOE, tiene dos formas básicas de actuar. Una es como Unidad específica en la que la misión a llevar a cabo se le brinda a ellos y la asumen para desarrollarla y completarla con la máxima eficacia, pudiendo recibir, sí así lo necesitan y para reforzarles en un entorno que busca su uso óptimo, apoyos puntuales de personal de los GOE’s de una especialidad específica que, como la de tiradores (EETP, Equipo Especialista de Tiradores de Precisión), requiera un adiestramiento muy técnico, determinado y especializado. Otra, sería el caso que dentro de la misión genérica asignada a un GOE se les asigne parte de la UOE para capacitarlos en el cumplimiento de un cometido concreto que necesiten cumplimentar.

Buena parte de sus misiones y prácticas las desarrollan en ambientes tipo amigo/enemigo e incidiendo siempre en el uso selectivo de la fuerza. Su “carácter” se obtiene con un proceso de selección y adiestramiento que les define. Para obtener el personal más idóneo lo que hacen primero es analizar las capacidades que se necesitarían. De los GOE’s surgen una serie de peticionarios que solicitan, cuando se produce una oferta, el ser seleccionados para una plaza en su organización, siendo el Jefe de la UOE el que escoge dentro de la modalidad de libre designación a quien cree más idóneo. Se valora mucho que sean capaces de desarrollar una alta iniciativa personal para resolver individualmente un determinado escenario o situación.

Seleccionados e integrados, todos mantienen un nivel general como operativos de OE’s multipropósito y en ello centran buena parte de su adiestramiento y preparación que es intensiva y especialmente exigente. También lo es su especificidad, la que cada uno desarrolla en aquella especialidad que le caracteriza. Siguen la máxima “combatimos como nos adiestramos”. Su entorno de actuación más previsible les obliga a que opten por procedimientos en los que estén habituados a discriminar entre amigo y enemigo, y a hacerlo con gran inmediatez y la máxima efectividad. Asimismo, a aplicar el uso selectivo de la fuerza. Algunos pasan por escuelas privadas para conocer metodologías y extraer de ellas aquello que les pueda ser de interés.

En general, sobre el 60% de su adiestramiento va focalizado a lo que son acciones directas. Se ejercitan en lo que son inserciones y extracciones usando los medios clásicos para esos movimientos, desde vehículos desplazándose por tierra de forma que su presencia no sea detectada o aprovechando el potencial de aviones y helicópteros para trasladarlos a un punto concreto; usarán también otros más discretos en misiones puntuales en las que su presencia deba pasar desapercibida.

En su adiestramiento, mantienen un elevado índice de colaboración con otras unidades militares de las Fuerzas Armadas españolas y con las de otros países   y también con otras instituciones o agencias de Inteligencia, así como con determinadas empresas civiles para mejorar su capacitación en áreas como la conducción dinámica. Mantienen también un flujo adecuado con unidades de élite de las Fuerzas del Orden. Les diremos que la edad de su personal no restringe el que tengan una gran forma física y que dediquen a esa área concreta de su capacitación varias horas cada jornada.

Al ser sus cometidos especialmente exigentes se ha tomado en cuenta que su equipo debe ser el mejor del disponible. De lo que tienen a su disposición para sus operaciones comentarles algunos detalles. Se protegen con chalecos porta equipo y antibalas Eagle CIRAS (Combat Integrated Releasable Armor System) con placas nivel IV; operan con sistemas de vigilancia térmica como las cámaras Elbit “Coral” CR-P y disponen de equipos BGAN, Nera, Iridium,… que facilitan enlaces por satélite; pueden operar con indumentaria específica civil que les permite pasar desapercibidos en diferentes zonas de operaciones donde se les envíe; están armados con PDW (Personal Defense Weapon) MP-7 que disparan municiones perforantes del 4,6x30mm o con fusiles de asalto HK G36C del 5,56x45mm, armas en las que suelen fijar supresores sónicos como los “Rotex” de la suiza B&T y visores de punto rojo como los Aimpoint “CompM4”; emplean en sus prácticas conjuntos de simulación Simunition que facilitan la realización de temas muy realistas con los que se consigue validar que procedimientos,…, y con ellos llevan instrumentos tan efectivos como las defensas policiales extensibles ASP, materiales buena parte de los cuales son distribuidos por AASIAS.com.

Artículo publicado originalmente en la revista Tactical Online Agosto 2017

Tactical Online Agosto 2017