Visor Aimpoint T2

El visor de punto rojo Micro T-2 de la marca Aimpoint, evolución del Micro T-1 que emplean numerosas unidades policiales y militares de todo el mundo, incorpora importantes mejoras “empaquetadas” en un conjunto de tamaño reducido. 

El visor 

Tras varios años de evolución, el Aimpoint T-2 es la superación tecnológica del visor Micro T-1 que tanto éxito ha tenido en diversos entornos profesionales de la milicia y de las fuerzas de seguridad en numerosos países, incluido España.

Presenta un punto rojo de 2 MOA (Minute Of Angle) preciso y perfectamente equilibrado que puede usarse con magnificación sin perder su forma ni deformarse.

Aimpoint Micro T-2

El punto rojo de 2 MOA ofrece una serie de ventajas con respecto a puntos mayores ya que, siendo más que válido para las distancias propias del CQB (Close Quarter Battle), a distancias medias permite la adquisición de blancos sin tapar el objetivo en exceso. Con una superficie cubierta de 5 centímetros a 100 metros -aproximadamente- tan sólo estaríamos tapando una superficie de 20 cm a 400 m, distancia más que respetable para un fusil de asalto del 5.56x45mm.

Visor Aimpoint Micro T2

Como sucede también en el Micro T-1, el nuevo Aimpoint T2 presenta capacidad de visión nocturna. Las primeras cuatro posiciones del dial de intensidad son compatibles con todas las generaciones de visión nocturna. Ello quiere decir que la intensidad de las cuatro primeras posiciones es muy débil para poderse utilizar correctamente.

Las intensidades de las posiciones 5 a la 12 son para un uso diurno e incrementan gradualmente la luminosidad y brillo del punto. En cuanto a la autonomía, apuntar que situándolo en la posición 8 la vida útil de la pila es de 5 años, reduciéndose a 10 meses en la posición 10 superbrillante para desierto. Dicha autonomía se refiere a un encendido continuo, sin apagado, con una sola pila CR2032 -de “botón” y muy fácil de conseguir en cualquier lugar del mundo-. Este importante ahorro de energía no solo permite portar el visor en posición “ON” durante los meses de destino en Zona de Operaciones evitando los peligrosos “autoapagados”, sino que también facilita la logística reduciendo el volumen de consumo de pilas de otros visores menos eficientes.

Aimpoint Micro T2

El cuerpo del Aimpoint T2 ha sido rediseñado. Tiene las mismas dimensiones que su predecesor, pero cuenta con una nueva forma exterior. Un cambio importante es que el dial de elevación esta ahora protegido por rampas moldeadas en el cuerpo del propio visor protegiéndolo más, si cabe, que su antecesor al quedar menos expuesto. El dial de ajuste incorpora, al igual que el T-1, dos protuberancias mecanizadas en la tapa que permiten su ajuste en altura y en deriva. Es una gran idea no tener que cargar con una herramienta para el ajuste del sistema Micro T-2 en el campo de tiro.

Tapas incorporadas. Otro mejora sustancial del T-2 son sus tapas delantera y trasera incorporadas de fábrica. Como todos los modelos de la gama de Aimpoint, este producto está muy bien resuelto gracias a la excelente calidad del polímero, con unas tapas sólidas y resistentes pero con cierta flexibilidad, bien encajadas en el cuerpo del visor. Las tapas rotan, así que pueden ser abiertas en la dirección que más nos convenga. La trasera es transparente, por lo que podemos utilizarlo en caso de emergencia sin necesidad de abrirla. Los visores Aimpoint, al estar concebidos para poder utilizarlos con ambos ojos abiertos, pueden ser utilizados, en caso de emergencia, con la tapa frontal cubriendo la óptica. Si la tapa más cercana al ojo está abierta, o es transparente, donde pongamos el ojo, pondremos la bala.

¿CÓMO FUNCIONA UN VISOR 
RÉFLEX DE PUNTO ROJO? 
El término réflex se refiere al hecho de que la retícula de puntería -el punto rojo- se proyecta hacia delante desde un punto detrás de la lente frontal. Tras rebotar en ella se genera un reflejo hacia atrás, siendo visible en la lente posterior, que es la que queda más próxima al ojo. La lente frontal es de alguna manera un tipo de espejo donde se refleja el punto, por lo que el tratamiento que recibe es fundamental para ofrecer esa reflexión sin deformar el punto y dejar pasar toda la luz ambiental. Este tratamiento es una de las características técnicas que diferencian a estos visores. Conseguir una lente que rebote el punto rojo hacia atrás, pero que no altere la realidad exterior, ni en color ni en dimensiones, además de ser luminoso, no es tarea fácil. Las ópticas Aimpoint además incorporan una tecnología patentada de sandwich de lentes que hace que el visor esté libre de error de paralaje. Basta colocar el punto rojo sobre el objetivo y disparar.

Aimpoint® Micro T-2

Características del Micro T-2:

Luminosidad, otra de las mejoras del Micro T-2 es la claridad de sus lentes. La luminosidad del visor es fundamental sobre todo cuando se utiliza en las horas de baja luminosidad y/o en combinación con un magnificador o con un monocular de visión nocturna.

Óptica x1, la óptica sin aumentos incluidos presenta una serie de ventajas con respecto a los que ya los incorporan en el visor. El campo de visión es mucho mayor a través de un visor sin aumentos, y si se trata de escoger una óptica para todos los escenarios, desde CQB hasta media distancia, es algo fundamental. No podemos reducir nuestro campo de visión y tratar de combatir en CQB porque tardaríamos demasiado tiempo en adquirir el objetivo. Con práctica y técnica seremos capaces de acertar objetivos hasta 200 metros sin mucha dificultad, sin magnificación y contando tan sólo con el punto rojo. Libre de paralaje, no requiere una alineación especial de nuestra cabeza con la óptica. En un visor de punto rojo Aimpoint cuando el punto rojo está sobre el objetivo, el impacto es certero. Así de sencillo. Ambos ojos abiertos, puedes y debes disparar con ambos ojos abiertos. Al no existir diferencia de distancia focal entre los dos ojos, puedes mantenerlos constantemente abiertos ambos, teniendo una imagen global del entorno.

Baja luminosidad, el T-2 es realmente luminoso, el tratamiento de sus lentes no interfiere apenas en el nivel de la luz que capta nuestro ojo. Distancia focal, al no tener aumentos podemos ver el punto rojo desde multitud de posiciones, sin sombras que requieren una distancia exacta entre el ojo y el visor.

Rapidez, los visores Micro T-2 sin aumentos son rápidos, muy rápidos. La adquisición del objetivo a impactar es casi instantánea. Basta levantar el fusil y cuando el punto rojo está sobre el objetivo abrir fuego y el impacto es certero.

Dimensiones tan sólo de 62×41 milímetros y un peso de 139 gramos incluidas las tapas y la montura.

Sumergible hasta una profundidad de 25 metros.

Colimación Sencilla: el ajuste de 1 click varía 13 milímetros el punto de impacto a 100 metros. Aunque el visor sale colimado de fábrica, siempre es necesario adaptarlo al arma y munición a emplear.

Aquí puedes seguir estos sencillos pasos para su colimación.

AIMPOINT vs. HOLOGRÁFICO
SEGURIDAD
Si bien muchas veces se utilizan ambos términos indistintamente, no significan, para nada, lo mismo. Los visores Aimpoint de punto rojo son visores réflex, utilizan la reflexión del punto sobre la lente frontal para devolver un punto centrado y libre de paralaje. El punto rojo es generado mediante un LED (Light Emiting Diode) de muy baja potencia totalmente seguro para el ojo, incluso mirándolo directamente. Los visores holográficos, sin embargo, proyectan una imagen sobre la lente más cercana al ojo generada por láser. Dicha lente recibe un tratamiento que no permite pasar la radiación dañina del láser al ojo. El problema surge cuando el visor recibe un golpe estructural. En ese momento, el visor debería dejar de ser utilizado ante la posibilidad de alguna fuga del láser a través del cuerpo del mismo, ya que el láser podría estar impactándonos directamente sobre el ojo lesionándolo, sin nosotros percibirlo. Este extremo lo mencionan en su manual de instrucciones, por seguridad, todos los visores holográficos que utilizan esta tecnología.

Aimpoint Micro T-2 y magnificador x3

Conclusiones

Desde hace unos años el combate con armas de fuego se ha ido “tecnificando”. Cada vez son necesarios mejores y más precisos elementos que nos ayuden a ser más rápidos en la adquisición correcta de los objetivos a abatir.

Los visores de punto rojo Aimpoint simplifican este proceso enormemente al dejar toda la complejidad en su interior, ofreciendo en su exterior un diseño robusto y sencillo de manejar, sin autoapagado automático, sin complejos botones que accionar cuando llevamos guantes, o en condiciones adversas como pueden ser la lluvia, el frío extremo, el barro o la baja luminosidad ambiental. Sin duda, el Aimpoint Micro T-2 se convertirá en un visor imprescindible entre aquellos que busquen robustez, fiabilidad y sencillez en un modelo que además es ultra compacto y muy ligero.

Los eficientes y efectivos Aimpoint Micro T-2 son distribuidos en exclusiva para España por Andreu Soler i Associats www.aasias.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.