Royal Armouries Museum

 

Nos desplazamos a Leeds en el norte de Inglaterra para visitar el “Royal Armouries”, uno de los museos nacionales del país que engloba la historia de las armas en su paso por los diferentes escenarios en que se ha visto envuelto Inglaterra a lo largo de su historia.

Donde estamos

Leeds es una ciudad a 274 kilómetros al norte de Londres que pertenece al condado de West Yorkshire y tras la capital es el principal centro de negocios y financiero del país. Tiene una población de 760.000 habitantes, mucho más si sumamos los que viven en la zona urbana Leeds-Bradford. Se convierte así en la tercera más grande del Reino Unido tras Londres y Manchester. Junto con otros diez distritos forma la región de la ciudad de Leeds, con una población de 2,9 millones de personas.

Visor de punto rojo Aimpoint Micro T2

“Royal Armouries” Museum

Es un museo nacional en el cual se expone la Colección Nacional de Armas y Armaduras. Es parte de la familia de museos “Royal Armouries”, siendo los otros: la Torre de Londes, Fort Nelson, Hampshire, estando allí ubicada la Colección Nacional de Artillería, y algunas colecciones permanentes dentro del Museo de Historia Frazer en Lousville, Kentucky, Estados Unidos.

De reciente creación, abrió sus puertas en 1996 y hasta allí se trasladaron casi todas las colecciones de armaduras que estaban previamente en la Torre de Londres.

Leeds Royal Armouries Museum

El edificio, construido específicamente para albergar el museo, se encuentra a 10 minutos andando del centro de la ciudad, a la orilla del rio Aire.

Royal Armouries Museum

Disposición

El museo se compone de cinco plantas donde se alojan las colecciones permanentes compuestas por más de 5.000 objetos, así como algunas temporales, dispuestas entre las plantas 2 y 3. El nexo de unión son las escaleras y su increíble Hall de Acero, una impresionante escalinata cuyas paredes están decoradas con 2.500 objetos mayoritariamente del siglo XVII al XIX que representan la exhibición más grande de armas y armaduras desde el siglo XIX.

Leeds Royal Armouries Museum

Leeds Royal Armouries Museum

Leeds Royal Armouries Museum

Leeds Royal Armouries Museum

Leeds Royal Armouries Museum

Caza y deporte

Si empezamos por la planta superior, y abarcando más de una planta, ocupando la quinta y parte de la cuarta, nos encontramos con toda una gran superficie dedicada a la caza. Organizada tanto por etapas de la historia como por actividades cinológicas y deportivas.

Royal Armouries Museum

Armas que van desde la Prehistoria hasta nuestros días. Lanzas sencillas, arcos, ballestas y armas de fuego se distribuyen por las diferentes salas con magníficas explicaciones, eso sí, sólo en inglés.

Estas armas no eran sólo una herramienta, sino que también podemos encontrarnos con verdaderas obras de arte. Grandes trabajos de artesanía nos llevan de un lado a otro del mundo y de la historia, incluso pudiendo observar el Tula Garniture, un conjunto de armas elegantemente decoradas que pertenecieron a Elizabeth Petrovna, emperatriz de Rusia.

Galería oriental

Uno de los platos fuertes del museo es su galería oriental. Es evidente la influencia de Asia en Inglaterra desde los siglos XV y XVI hasta nuestros días. Su enorme expansión y hegemonía durante mediados del siglo XIX dieron lugar al control aproximado de una quinta parte de la superficie de la tierra.

Royal Armouries Museum

En esta impresionante sección, ubicada en la planta 4 del edificio, podemos ver todo tipo de armamento y armadura que llevaron los guerreros de la época, los Samurai. Además una extraordinaria galería nos muestra la armadura de elefante más grande y pesada del mundo, que con unas impresionantes 18 toneladas, no dejan indiferente a nadie.

Primeros actos de espionaje EL TÉ. En 1800, el té ya era la bebida más popular en Inglaterra, el problema es que todo el té que se tomaba en el mundo, venía de China, e Inglaterra no podía controlar la calidad o el precio. Así que alrededor de 1850 un grupo de empresarios crearon la industria del té en un sitio que conocían y tenían el control, India.

Al principio comenzaron el trueque de té por opio, pero esto al emperador chinó no le gustó ya que creaba una sociedad de drogadictos, por lo que prohibió el consumo del mismo. También lo intentaron mediante barcos de guerra, pero no era la mejor manera de mantener las buenas relaciones con China.

Finalmente Robert Fortune, un joven botánico, fue instruido en las artes de la jardinería, la botánica y el espionaje y viajó a China. El resto es historia.

Royal Armouries Museum

Galería de guerra

Las armas en su concepción inicial fueron utilizadas para dos cosas, la caza y el combate contra los enemigos. En estas dos plantas, la tercera y segunda, podremos descubrir las armas y armaduras empleadas en las diferentes guerras. Desde la antigua Roma y Grecia a las trincheras de la Primera Guerra Mundial.

Aquí es donde encontramos los grandes dioramas de batallas como Agincourt o Waterloo.

Royal Armouries Museum waterloo

BATALLA DE WATERLOO

La campaña de Waterloo fue el capítulo final de las guerras napoleónicas. La batalla entre seis naciones aliadas y el Primer Imperio Francés concluyó un conflicto que se prolongó durante 20 años. La Batalla de Waterloo tuvo lugar el domingo 18 de junio de 1815. Al frente de las fuerzas aliadas y prusianas estaba el Duque de Wellington y el Mariscal de Campo Blücher y en frente, liderando el Ejército francés, el emperador Napoleón Bonaparte. Wellington ya se había enfrentado a las fuerzas francesas en Quatre Bras tan sólo dos días antes, mientras Blücher defendió Ligny. Esto mantuvo los ejércitos de Wellington y Blücher apartados, forzándoles a realizar la aproximación al norte de manera separada.

Royal Armouries Museum waterloo

La batalla del 18 de junio fue encarnizada y Napoleón estuvo muy cerca de abrir varias brechas en diferentes puntos del frente que comandaba Wellington. De gran dureza, la batalla se prolongó hasta el atardecer consiguiendo el ejército prusiano mover la balanza a su favor.

Se considera que la batalla duró del 15 al 18 de junio debido a que los combates previos eran parte de lo mismo. El total de las tropas que tomaron parte fue de 122.721 soldados y 366 cañones por parte de los franceses, 117.000 prusianos y 296 cañones y más de 110.000 aliados y 222 cañones. Las bajas totales -incluyendo heridos- fueron por parte de los franceses 60.000 y los aliados más de 55.000.

Royal Armouries Museum waterloo

Tiltyyard

Es un espacio al aire libre donde los visitantes pueden asistir a shows de lo más diverso, desde arqueros, cetrería, justas a caballo, etc.

Anualmente se celebra un campeonato de justas con asistencia de caballeros de todas las partes del mundo.

Royal Armouries Museum torneo

Royal Armouries Museum
Ya por el 1770 se entrenaban y tenían ratos de ocio con los Popper metálicos. Este incorporaba además un sistema de impacto en el centro, que disparaba los dos cañones traseros con pólvora.

 

Leeds Royal Armouries Museum
Incluye un crucifijo, estacas, un mazo, un rosario, un libro de oraciones y una pistola para matar vampiros.

 

Leeds Royal Armouries Museum
Diferentes artificios muestran al visitante el funcionamiento de armas y municiones. En la imagen el movimiento de un proyectil en el cañón rallado de un arma.

 

Leeds Royal Armouries Museum
Trozo de piedra de la Torre de Londres simbolizando la unión entre las dos instituciones.

 

Leeds Royal Armouries Museum
Primeros modelos de la ametralladora “Gatling”, primer arma de fuego de repetición fiable.

Leeds Royal Armouries Museum
El “Casco de Cuernos” -Horned Helmet en inglés- es técnicamente un yelmo que fue regalado al rey Enrique VIII de Inglaterra por el emperador Maximiliano I en 1514. El yelmo presenta forjados con mucho detalle como cejas, arrugas e incluso una barba incipiente. Obra del armero Konrad Seusenhofer. Incorpora una serie de remaches para realizar cambios de cara con placas adicionales que desgraciadamente no se han conservado.

Leeds Royal Armouries Museum
La armadura de Maximiliano I es una de las grandes piezas de este museo. La armadura data de principios del siglo XVI y está fabricada en acero liso, pero decorada con multitud de acanaladuras que servían para desviar los ataques con lanza y espada de los enemigos, así como reforzar la resistencia estructural de las placas.
Esta armadura proviene de la armería de Maximiliano en Viena y fue probablemente utilizada por el emperador romano. Se fabricó especialmente para el Scharfrennen, una versión de la “Justa de la Guerra” perfeccionada por la corte de Maximiliano I.

 

Leeds Royal Armouries Museum
Desde los 7 años, los niños en la Edad Media comenzaban a familiarizarse con las armaduras así como el manejo de las armas. También aprendían a montar y controlar un caballo. El aprendizaje culminaba a los 14 años con el aprendizaje de la lanza a caballo. La práctica de la lanza consistía en insertar la lanza en pequeños anillos mientras cabalgaban y en golpear blancos rotatorios.

Este artículo fue originalmente publicado en la revista Tactical Online de Diciembre 2016

TO Diciembre 2016
TO Diciembre 2016